Novedades

Estas son las últimas actualizaciones de Eladiestrador.es:

  • A 'Chiki' le asustan los garajes, y Un cuaderno para pintar y aprender a comportarse con los perros en Casos y cosas
  • Schnauzer Miniatura en Razas de perros
  • El paseo no reduce la excitación y Más problemas con el pis en Consultas

  •  

     


    el adiestrador está en Facebook

     


    El Adiestrador apoya esta campaña:

    Theyellowdog

    ‘Chispa’, una “ladrona” en el coche

    ‘Chispa’ es una yorkshire, elegante como sólo pueden serlo sus congéneres de raza. Siempre va perfectamente peinada y aseada y muy atenta a cuantos pasos da su dueña. Paseando por la calle ‘Chispa’ no suele prestar atención a quienes se cruzan en su camino, humanos o perros. Incluso, ha aprendido a esperar en la acera a que Celia, su dueña, entre a comprar el pan o un paquete de leche en el super, y espera paciente a que su dueña regrese.

    caso06Pero cuando Celia abre la puerta del coche, ‘Chispa, se transforma. Antes incluso de que arranque, ya está ladrando y saltando de un lado a otro por todo el asiento trasero. Encaramada ante la ventanilla; ladra si ve caminar a un niño con su cartera del colegio, ladra si quien camina es el cartero; ladra cuando divisa otro perro; ladra a los coches que se paran al lado en el semáforo. Ladra continuamente mientras salta como loca de ventanilla a ventanilla. Celia nos llamó buscando solución para este problema y, la verdad, no podemos decir que nos llevara demasiado tiempo prestarle ayuda.

    Celia estaba muy preocupada por los ladridos sin percatarse que su principal problema era la seguridad: Un accidente, o simplemente un frenazo brusco, a 50 km/h, convertiría a la entrañable ‘Chispa’ en un proyectil de más de 70 kg sobre la nuca de Celia o el parabrisas del coche. Sin contar con el daño en el bolsillo que supondría que la policía se percatara de la presencia de un perro sin sujección. Desde hace unos días, un pequeño transportín colocado bajo el asiento trasero es suficiente medida de seguridad para que ‘Chispa’ viaje sin riesgo alguno en el coche. Además, desde que usa el transportín, ‘Chispa’ ya no ladra en el coche.

    Volver a Casos y cosas