Novedades

Estas son las últimas actualizaciones de Eladiestrador.es:

  • A 'Chiki' le asustan los garajes, y Un cuaderno para pintar y aprender a comportarse con los perros en Casos y cosas
  • Schnauzer Miniatura en Razas de perros
  • El paseo no reduce la excitación y Más problemas con el pis en Consultas

  •  

     


    el adiestrador está en Facebook

     


    El Adiestrador apoya esta campaña:

    Theyellowdog

    'Samu', convivir con el miedo

    ‘Samu’ es un mestizo de pittbull de 13 meses. Hace poco más de mes y medio fue mordido en un parque cercano a su casa. Desde entonces, ‘Samu’ no tolera la proximidad de otros perros: ladra, gruñe y se muestra agresivo frente a sus congéneres desconocidos. Sin embargo, con algunos perros cuyo amo es conocido del dueño de ‘Samu’, éste pierde el miedo y se comporta con toda normalidad: Juega, olisquea, corre…

    No podemos volver atrás en el tiempo y evitar que aquel perro agrediese a ‘Samu’. Sin embargo podemos (y debemos), iniciar un proceso de desensibilización y contracondicionamiento que devuelva a ‘Samu’ la tranquilidad ante otros perros. Procederemos de manera muy gradual y sin precipitaciones, premiando su buena conducta. Es muy importante no esperar a que comience el gruñido para retirar los premios, puesto que el gruñido es un síntoma secundario de la conducta que queremos corregir.

    Antes de gruñir o ladrar ‘Samu’, al igual que todos los perros, envía otras muchas señales que nos indican que se ha producido un cambio es su estado: Lomo en tensión o erizado, orejas paradas, estatismo, ojos entrecerrados y sin pestañar, cola completamente estirada o mirada fija.

    La aparición de una o más de estas señales ha de cortar inmediatamente cualquier refuerzo. Procederemos entonces a captar la atención de ‘Samu’ y alejarlo del otro perro. De forma paralela trabajaremos la obediencia básica para poder controlar a ‘Samu’ tan solo con la voz, especialmente en órdenes como ‘quieto’, ‘sienta’, ‘aquí’.

    El proceso no será inmediato. Deberemos trabajar casi de manera constante, por lo menos, en un periodo no inferior a los dos meses. Por lo que deberemos tener presente en todo momento la regla de las tres “P”: Paciencia, pues tendremos que repetir una y otra vez los ejercicios antes de conseguir atisbar los primeros resultados; Perseverancia, porque tendremos que ser constantes en las repeticiones de esos ejercicios; y por último... Paciencia, porque sólo después de muchas repeticiones y de mucha insistencia obtendremos resultados satisfactorios. 

    Volver a Casos y cosas