Novedades

Estas son las últimas actualizaciones de Eladiestrador.es:

  • A 'Chiki' le asustan los garajes, y Un cuaderno para pintar y aprender a comportarse con los perros en Casos y cosas
  • Schnauzer Miniatura en Razas de perros
  • El paseo no reduce la excitación y Más problemas con el pis en Consultas

  •  

     


    el adiestrador está en Facebook

     


    El Adiestrador apoya esta campaña:

    Theyellowdog

    ‘Roco’ todo lo hace mal

    ’Roco’ es un catálogo ambulante de comportamientos desagradables. Si algo puede hacer mal un perro, casi seguro que ’Roco’, lo hace habitualmente o, por lo menos, lo ha intentado alguna vez. Si se trata de mordisquear cosas, no hay nada que se le resista: Hasta un armario (digamos mejor una de sus esquinas) ha sido mordido hasta perforarlo. En algunas zonas de la casa, el suelo presenta manchas sospechosas como señales perennes de los sitios preferidos por ’Roco’  para hacer pis; lo peor es que desde hace un par de semanas, las manchas suben por la pared porque ’Roco’ ya levanta la pata, como hacen la mayoría de los machos al cumplir un año de vida.

    Pero si es en la calle, los problemas no han hecho más que comenzar. Pasear con ’Roco’ es un auténtico suplicio. Hay perros que sólo saben pasear dando tirones de la correa. ’Roco’, un mestizo de akita de casi 45 Kg de peso, se lanza con fuerza en cuanto se abre la puerta, y su fuerza sólo se detiene si aparece otro perro por la misma calle. En ese caso, quien lo lleva, bien sea Carmen o Javier, sus dueños, ya pueden agarrarse a un arbol o a una farola porque ’Roco’ intentará lanzarse con todas sus fuerzas hacia el otro perro, y no precisamente con buenas intenciones. Ya se ha visto implicado en varias peleas, y siempre siendo él el agresor.

    Lógicamente, para Carmen y Javier, salir a pasear en estas condiciones es peor que desagradable y con una excusa u otra (“creí que lo bajabas tú”), las más de las veces “se olvidan” del paseo, y cuando se acuerdan, apenas una vuelta a la manzana. En ocasiones, han llegado a pasar un par de días sin que ’Roco’ haya visto la calle.  

    Tras una larga entrevista con sus dueños, decidimos que había que empezar a poner orden en la vida de ’Roco’. Era imprescindible y urgente dotarle de una rutina extricta, tanto en lo referente a las comidas, que hasta entonces tampoco seguían un horario, como en los paseos. Una de las cosas que más tranquilizan a un perro es, precisamente, una rutina apropiada: Comer, jugar pasear o dormir a horas fijas. Así, poco a poco, sabe qué es lo le espera, sabe que después del paseo tendrá su comida, que luego puede dormitar un buen rato antes de que Carmen se ponga a jugar con él.
    Para afrontar el problema de los paseos, una vez establecido el horario y duración que éstos deberían tener, comenzamos un proceso de desensibilización de ’Roco’ hacia el resto de los perros del barrio. En poco más de una semana conseguimos que consintiera con la presencia de otros perros no sólo en la misma acera, sino a apenas centímetros de distancia.

    Paralelamente, y luego de sustituir la correa extensible por una fija de dos metros, fuimos indicándole a ’Roco’ que la posibilidad de tirar de la correa sólo tenía como consecuencia que se detuviera el paso. La primera tarde, en los cuarenta y cinco minutos previstos para el paseo, apenas avanzamos 50 metros.

    En menos de dos meses desde que empezamos el tratamiento, ’Roco’ se ha convertido en un perro agradable de pasear que, incluso, está descubriendo el placer de jugar en el parque con otros perros. En los proximos días afrontaremos la destrucción de zapatos y muebles, pero eso, aunque por el momento y debido a la implantación de nuevas rutinas,ha descendido de forma notable, será tema de otro día.

    Volver a Casos y cosas